VacúnateYa!

Foto de facebook de a. harriet

Hoy llamé a una feminista perra

"Nuestros feminismos no deben seguir pensándose solo desde corporalidades biomujeres. También estamos las biohombres no heterosexuales, los y las trans, entre otres".

Publicado: 2015-06-25


Hoy llamé a una feminista perra. Ayer también lo hice con otra. En realidad, siempre lo hago. A todes mis amigues les digo perras. Y no lo hago porque quiera insultarlas.

Yo no tengo una concepción heteronormada de la palabra. Para mí "perra" es una palabra que sirve para aproximarte a las personas. Así como se usa "broder" o "amiwi", yo uso el "perra". Porque en el mundo marica, nosotras nos llamamos "cabro", "maricón", "cachera", "perra". Nosotras resignficamos las palabras, restándole el sentido agresor. Las naturalizamos como en su momento lo hicieron con el "negro", "cholo". Nos apropiamos de esos insultos y las draggeamos de identidad.

Hoy llamé a una amiga feminista perra. Y se enojó. Me recordó que, hace unas semanas, ya me había pedido que deje de llamarla así. Se sintió insultada. Y reconozco la agresión. Lamento mucho ser agente de opresión. En adelante, evitaré llamarla así. Sin embargo, me resulta incómodo e injusto que se me obligue a responder por juicios etnocentristas y heteronormativos. Se me critica desde una cosmología distinta a la mía, y se me impone una concepción heterosexualizada del lenguaje. ¿No nos invita el feminismo a cuestionar esto también?

Esto me recuerda al reciente caso de las femen*. Nuestros feminismos no deben seguir pensándose solo desde corporalidades biomujeres. También estamos las biohombres no heterosexuales, los y las trans, entre otres. Y cada uno de nuestras pequeñas comunidades tienen prácticas y dinámicas sociales distintas. Y debemos respetarlas así como respetamos la cosmovisión andina. Ello implica no pensar que una debe sobreponerse a otra. Al contrario, deben convivir bajo el respeto mutuo y la comprensión.

Hoy llamé a una amiga feminista perra y espero sigamos hablando. Porque creo que el feminismo, mi amiga y yo hemos aprendido algo a partir de esto: que nuestra ideología nos invita a asumir y considerar los sentires de les otres (lección aprendida). Y a reconocer la opresión cuando alguien manifiesta ese sentir. Del mismo modo, nos permite seguir cuestionando nuestras prácticas cotidianas, conocer y comprender otras realidades y el sistema que se rige en ellas.


Escrito por

Jhonathan Limaylla

Impertinente comunicador, PUCP. Marica-feminista. Las plumas son la evidencia de la resistencia.


Publicado en