VacúnateYa!

Savage siempre te amare por el punche puesto a las graficas de la semana feminista

Semana Feminista PUCP: respuesta a la respuesta de una respuesta.

Javier Aguilar y Matheus Calderón se juntaron para responderme. 

Ya, si lees este es porque eres hincha. Uyuyuy. 

Sisa

Publicado: 2015-06-08


Me quedé sorprendida por la rapidez con la que se respondió a mi artículo. (https://occupyclio.lamula.pe/2015/06/07/intransigencia-una-respuesta-a-sisary-poemape/jaguilarsantur/) No sé si en afán de defensa del ego o de genuino diálogo. Aquí mi último aporte a la discusión.

Respuesta a Javier Aguilar:

- La retórica agresiva no es mala en sí misma sino que es mala para sus objetivos feministas que yo defino. ¿Nuestros objetivos como Semana Feminista PUCP son persuadir y motivar al común de las personas a conocer y entender las inquietudes y desafíos feministas?

Esto dice nuestra descripción de FB si se hubiera molestado en leerla:

Semana Feminista en la PUCP conversatorios e intervenciones artísticas con el fin de promover el debate y la reflexión sobre relaciones de género y movimiento feminista. Violencia de género, mujeres LGTB, políticas públicas y feminismo, liderazgos femeninos y organizaciones populares y más!

No queremos colonizar el pensamiento de los "no feministas" para que piensen como nosotrxs. Resulta violento. No se equivoque, no está tratando con un partido político. Nuestra manera de hacer política es distinta a la que está acostumbrado. Nuestro trabajo está orientado a promover el debate y la reflexión, facilitar herramientas, compartir estrategias, escuchar al otrx, sobre temas que nos interesan. Y con ese objetivo nos va bien. Muchas gracias por su preocupación pero podemos solitxs. Y sabe cómo se refleja eso? La cantidad de personas voluntarias que desean participar, el incremento de asistencia a nuestras actividades, las expresiones de violencia de la que somos sujetxs, entre otros. Así que, reconsidere sus maneras de evaluar nuestro trabajo. Partiendo por molestarse en reconocer nuestros objetivos como nosotrxs los planteamos y no como usted cree haberlos entendido. Somos conscientes del trabajo al que nuestros recursos nos permiten apostar.

Cualquier crítica emitida desde una posición de privilegio debe ser hecha con cuidado. Su crítica nos deslegitima. A usted que tanto le interesa la discusión sobre la percepción del feminismo, se ha preguntado cómo influye en el común denominador el hecho que sea alguien en su posición quien nos haga esa crítica? Cómo cree que se nos percibe (encima de rabiosas, lesbianas, locas, histéricas, indecisas, con aportes solo tangenciales) después que usted hace sus "críticas constructivas"? Todo lo anterior más, encima no saben hacer las cosas bien. Ya ve como nos apoya. Pero está el factor de hacerlo público. Si genuinamente hubiese querido contribuir a cómo se gestiona la Semana Feminista por qué no habló con lxs organizadores directamente? Nos escribió un inbox, etc? Ahora, seguramente se excusará en la libertad de expresión. Y es que sí pues, a usted como hombre lo socializan para creer que todo lo que tiene para decir tiene espacio en lo público, sin que le digan pendeja, puta, resentida, malcriada, tonta en el camino.

- "Yo sé que la diferencia entre la magnitud del EFLAC y de la Semana Feminista son enormes, pero, honestamente, no sé qué tan complicado sería conseguir ponentes/material para realizar actividades académico-culturales con enfoques diferentes, si se hubiera deseado."

Te voy a explicar por qué una frase como esa duele al punto de la rabia. No, no sabes la diferencia de magnitud del EFLAC y de la Semana Feminista y te voy a decir por qué. Si supieras la diferencia entre ambos eventos sabrías que todxs, absolutamente todxs los ponentes que participan en nuestras actividades no obtienen ningún tipo de remuneración por su participación, literal a vecessolo tenemos agua y galletas. Como si eso fuera poco, si quieres traer personas que no están dentro de la escena local y que no tienen los medios para costearse el viaje necesitas plata. Plata que no tenemos, porque la que nos esforzamos en conseguir por nuestros propios medios con las justas nos alcanza para promocionar el evento. Es complicado conseguir ponentes/material para realizar actividades académico-culturales porque a) cuántos profesores de tu facultad se enuncian como feministas? b) cuántos de ellos tienen horarios disponibles? c) cuántos de ellos estan dispuestos a venir a nuestro evento sabiendo cuánto nos quieren nuestros enemiguis? d) sabes de un solo curso PUCP que haya sido titulado Teoría Feminista? (no, porque ponerle género es es la estrategia que estamos utilizando para sobrevivir en la PUCP) e) sabes como funcionan los horarios de las feministas fuera del mundo académico, las de organizaciones sociales, de las de regiones? Tener ponentes y materiales que representen una diversidad de aportes al feminismo es algo que nos esforzamos por construir. Infórmate antes de deslegitimar. Hemos tenido a una representante de las trabajadoras del hogar, una pionera de la organización popular en el Agustino, a las compañeras del Colectivo Lesbia de Arequipa, a la feminista comunitaria Yuly Quispe, a las madres estudiantes de la PUCP, mujeres en la academia, etc. Todo esto lo hemos podido lograr no a través de tu apoyo, ni de demasiado apoyo institucional. Hemos tenido que ser peloteadas por DARS, FEPUC, Centros Federados mil veces para conseguir salones o coffee breaks. Ahora, que eso se redujo sustancialmente, tenemos que vernolas solas. Y claro que podemos hacerlo. Y lo hacemos diverso, aunque a usted le cueste reconocerlo. Y, honestamente, nuestro enfoque es lo que ha hecho que tengamos el resultado que tenemos. Y aunque a usted no le parezca un logro digno de reconocimiento porque no reune cantidades masivas de gente, yo estoy orgullosísima de lo que hemos logrado. Porque si reconociera lo que significa que la gente encuentre en un espacio como este un lugar donde sentirse validada, escuchada, interesada en aprender, interesada en participar, de abrir la boca a diferencia de la clase donde se muere de miedo, entendería todo lo que hemos logrado y con la pluralidad que lo hemos hecho.

- “¿Por qué sucede esto (la centralización de la temática)? Sería interesante escuchar una respuesta por parte de la organización de la Semana.”

Yo sé que no tiene problemas con que se traten los temas de sexualidad e identidad de género, pero mientras a usted le parece importante y le agrada a nosotrxs nos parece necesario. Nos pide una respuesta, nos pide una temática balanceada, nos pide que sino es así lo justifiquemos abierta y coherentemente. ¿Algo más? ¿Qué le da derecho a pedirnos tanto? ¿Por qué tengo que responderle? ¿Por qué si mi temática no le parece balanceada tengo que defenderme? ¿Usted cree que estas son demandas que recibimos en igual magnitud? Lo que usted no se da cuenta es que el espacio de lo público, el espacio del debate, de la ciudadanía, de la humanidad, nos la han enseñado a vivir distinto. Usted está reproduciendo esa lógica dictadora bajo la cual las mujeres analfabetas de mi país no tienen espacio en la universidad más que como objetos de estudio. La misma lógica bajo la cual si su compañera de carpeta no tiene los mismos recursos retóricos que usted para argumentar invalida por completo lo que tiene para decir. Porque siempre tenemos que argumentar, debatir, responder, expresarnos, en los términos en que le enseñaron sus libros de historia a encontrar evidencias para sustentar lo que dice. ¿Pero, qué no dicen esos libros? ¿Quiénes no escriben ahí? ¿Y cuánto espacio está dispuesto a cederles?

Yo no tengo por qué defender lo que usted llama retórica agresiva ante usted. ¿Por qué tengo que probarle que mi estrategia es tan valida como las suyas? ¿Qué le hace sentir juez aquí? Lo que usted percibe como consecuencias negativas yo lo percibo como estar haciendo la suficiente bulla para aparecer en el mapa de la gente. Nosotrxs lxs que nos identificamos con la etiqueta feminista tenemos que llevar los prejuicios que vienen con ello todos los días. Hace tres años la gente no hablaba de feminismo en la PUCP, más allá de la semana que le tocaba en su clase de teoría política o el algún curso electivo de género al que se metió. Claro, estaba el discurso de "la inclusión del enfoque de género" como una versión políticamente correcta de varias organizaciones para que el resto no crea que "no les importan los temas de las mujeres". Pero desde que la Semana Feminista existe, se han identificado ideas, arte, producción académica, entorno al tema. Así, abiertamente feminista. Sin asco. Y con el riesgo de ser tildadx de radical, lesbiana, maricón, odia hombres, clase mediera, hedonista, etc.

- "He discutido lo que propongo con otras personas, varias de ellas mujeres, y se han mostado de acuerdo."

Lo que "varias mujeres" opinan y con lo que ellas están de acuerdo está libre de ser criticado? O eso solo funciona cuando esas mujeres legitiman tu argumento?

- "Por ello, no comprendo a dónde apuntas cuando mencionas que escribo sin reconocer una posición de “privilegio masculino” de hombre cisgénero que estudia Historia, como si buscases deslegitimar o condicionar mi postura y capacidad de emitir un comentario válido. Y no sé si lo decías por mi, pero si me considero feminista y lo he afirmado en muchas ocasiones."

Tu posición de privilegio masculino te hace tener y sentir la libertad de emitir este tipo de comentarios sobre nuestro trabajo creyendo que a) estas aportando contribuyendo en igualdad de condiciones; b) los efectos que generas solo son positivos y que nos ayudan a crecer, mejorar, etc. Parte de los aprendizajes feministas involucran saber cuando tomar y ceder espacios. Nostrxs tenemos que aprender a callarnos la boca cuando nos toca escuchar las experiencias de las trabajadoras del hogar, de las mujeres de comedores populares, de organizaciones de base, no porque las romanticemos y creamos que tengan la razón en todo, NO. Sino porque yo como feminista de clase media, de piel clarita, con vocabulario académico, urbana, que habla tres idiomas, que estudia sociología, no necesito tutelar a nadie sobre cómo vive su experiencia y qué es lo que necesita para liberarse. Y si yo hiciera "una crítica constructiva" como la tuya terminaría reproduciendo una lógica colonial donde yo sé mejor que ella lo que necesita o peor aún deslegitimandola en público, haciendo parecer que ella no tiene claras sus ideas porque no usa mi mismo lenguaje. Porque a) aunque nos identifiquemos mujeres nuestras vivencias de opresión no son iguales, no tenemos igualdad de condiciones para emitir nuestras opiniones y b) porque hay maneras de hacer una crítica sin deslegitimar a quien criticas.

Lo que existe en la PUCP no es un movimiento feminista no te equivoques. Lo que existe es un grupo de estudiantes organizados que hacen política feminista a través de diversas estrategias. De buenas intenciones está hecho el infierno, Javier. Yo no dudo de tus buenas intenciones. No obstante, tu artículo tiene efectos que trascienden tus buenas intenciones, es decir deslegitimar nuestro trabajo y el esfuerzo detrás. Y eso no viene de la intransigencia de lxs organizadores de la Semana Feminista de recibir críticas sino de la rabia que genera una crítica que parte del desconocimiento, del no tomarse la molestia de hablar directamente con quienes participaron del asunto y averiguar los por qués detrás de las decisiones antes de atacarlas con tanto derecho.

Respuesta a Matheus Calderón:

- A usted le eseñaron a disfrutar el debate, a nosotras nos enseñaron a defendernos de usted.

Cuánto le reconoce a una mujer "que sabe debatir" a diferencia de una que no lo sabe hacer? Sabe cuánta presión y trabajo requiere que una mujer con educación promedio llegue a ese punto? No me refiero a aquellas de colegio caro que les enseñan que todo lo que tienen para decir es importante y estan constantemente estimuladas para entenderse capaces? Me molestan estas posiciones que quieren jugar de abogado del diablo solo por el acto de "provocar" a una feminista, de "fomentar el debate", porque termina resultando no en un proceso de aprendizaje sino en un arte de la imposición. Nosotras y nosotrxs tenemos que argumentar el doble para que nuestras opiniones o argumentos sean considerados la mitad de legítimos (y obvio eso varía según otras intersecciones). Yo sé que usted encuentra estimulante que una feminista le conteste su artículo sobre feminismo. A mí, como feminista, me resulta triste que haya tenido que ser en estos términos, en los que tengo que defenderme de usted y no dialogar.

- ¿Pero saben cuál es el problema? Que mi artículo nunca se refiere al contexto de la Semana Feminista, sino que es la respuesta a una columna de Araceli Pinto.

Yo asumo de esta afirmación que quizás se creyó en la responsabilidad de responderle a Araceli Pinto por su tendencia liberal, porque escriben en el mismo sitio web, o porque es su amiga. Pero adivine qué? A eso es exactamente a lo que me refiero.

a) Usted cree estar en posición de defender un movimiento del que ¿participa? O del que solo toma algunos principios que le parecen interesantes?

b) Nosotrxs lxs hembristas con sed de venganza no necesitamos que nuestras luchas sean validadas porque alguien las defiende desde su posición. No necesitamos que nos represente, ni hable por nosotrxs, ni por el feminismo, ni por los feminismos.

c) Cualquier persona que se enuncie feminista y goce de privilegio masculino cisgénero debe reconocer cómo el espacio público está, en sus infinitas combinaciones, configurado para garantizarle mayor legitimidad que a una persona que se identifica como mujer o tiene una identidad de género no conforme.

d) Ignorar el contexto, es un privilegio que pocos nos podemos permitir. Araceli Pinto mágicamente decidió escribir un artículo sobre feminismo porque le provocó? Usa por arte de magia un lenguaje con el cual otras organizaciones buscan deslegitimar nuestro trabajo? No, lo creo. Repito, ahora aparecemos en el mapa y a varia gente le incomoda. Nosotrxs somos a los que se tilda de hembristas con sed de venganza. Entonces, si un artículo así motivó su respuesta, cómo puede pretender que no estamos involucrados en la discusión porque no se escribe el nombre Semana Feminista explícitamente?

- "En lo que a mi concierne, el texto que escribí está en relación directa a un texto previo, y hago mención explícita a él hacia el comienzo del mismo. Por eso, hay que leer el artículo, y hay que leer bien, porque si no, se termina leyendo cosas que no son, debatiendo con monstruos imaginarios, y criticando cosas que no he tenido intención de sostener nunca."

La relación de su texto con el de Araceli Pinto, no le quita la relación que usted tiene con el feminismo sobre el que escribe. Y este incluye a la Semana Feminista. No me sorprende que tenga que apelar a mi comprensión lectora o mis monstruos imaginarios para apoyar su argumento. Como usted bien identifico, la complejización de la división público privada es parte importante de la práctica política feminista. Y este es un acto donde se pretende invocar a lo público, a lo explícitamente escrito, para evadir la responsabilidad de cómo eso influye en la percepción de organizaciones como la Semana Feminista. Siempre somos lo público sobre lo que todos rajan en privado, lo que se escribe entre líneas. Todos quieren escribir sobre el feminismo pero nadie quiere lidiar con las feministas.


Escrito por

Sisa

Socióloga, entusiasta de la música y coleccionista de libros que huelen rico.


Publicado en